Ausencia

lunes, 16 de febrero de 2009


-¿Qué estas haciendo aquí?
-Espero a mis padres
-¿A tus padres?
-Sí, a mis padres. Tienen que venir a recogerme.
-...
-Te pareces mucho a mi novio Roberto.
-Sí me parezco.
-Sí, tienes sus mismos ojos. Esos preciosos ojos.
-¿Qué has hecho hoy?
-He quedado con mi novio. Hemos ido al parque a pasear junto con mi tía Marisa. Ella siempre esta pendiente de que nos portemos bien. Dice que somos muy jóvenes para estar solos. Paseamos toda la tarde por los jardines. Son tan bonitos. Siempre llenos de flores. La tía Marisa se quedó dormida en el césped y aprovechamos para escaparnos un rato. Me llevó cogida de la mano por todo el parque. Jugamos al escondite. Corrimos entre las flores. Jugamos con las hojas de los árboles. Ese jardín es tan bonito...
-Yo también he ido a visitarlo...
-Roberto me ha cogido una flor y me la puesto en el pelo. Siempre dice que tengo un pelo precioso y suave. Me encanta que me diga cosas bonitas. Él siempre es muy amable conmigo. Dice que el día de mañana nos casaremos y tendremos muchos hijos. Viviremos en una casa con un jardín lleno de flores y árboles como los del parque. Viviremos muy felices y cuando seamos mayores me llevará de viaje por todo el mundo. Visitaremos cada rincón de este mundo tan hermoso. Me ha prometido que me amará toda su vida.
-...
-Es maravilloso estar enamorado. Cada vez que lo veo me tiemblan las rodillas. Me encantan esos precioso ojos azules. Azules como el mar. Esa mirada tan dulce que tiene. Cada vez que me mira no puedo evitar sonrojarme y ¿ Sabes qué me dice?
-¿Qué te dice?
-Que mi sonrisa es como un lucero.
-Sí, siempre has tenido una sonrisa preciosa.
-No me digas eso que me voy a sonrojar. Jajajaja
-Me encanta cuando ríes.
-¿Sabes si mis padres van a tardar mucho en venir a buscarme?
-No van a venir.
-Si, tienen que venir a buscarme. Me dijeron que vendrían a las 6 y ya casi son las 7. ¿Cuando van a venir?
-No pueden venir
-Que sí! Que tienen que venir a por mi. Tienen que venir a por mi!
-Mamá tranquila.
-¿Por qué me llamas mamá?
-Mamá soy yo, tu hijo Juan
-No! No! Yo no tengo ningún hijo. Mis padres tienen que venir a buscarme.
-Mamá ¿Sabes dónde estas?
-Estoy en el jardín esperando a mis padres y ¡No me llames mama!. No soy tu madre te digo.
-Mama acuerdate. Estas en una residencia.
-No , no , estoy en el jardín Roberto se acaba de ir.
-Papá ya hace muchos años que murió. No te acuerdas.
-No.
-¿Sabes quien soy yo?
-No, pero te pareces a mi novio Roberto.
-Sí mama me parezco a Roberto.
-Tienes sus mismos ojos.
-Mamá me tengo que ir por hoy. He pasado solo un ratito a visitarte antes de volver al trabajo. Mañana estaré mas tiempo contigo ¿Vale?
-Y ¿Sabes cuando van a venir mis padres?
-Luego vendrán... Un beso mama. Adiós
-Si adiós.

10 comentarios:

estoy_viva dijo...

La demencia senil o Alzheimer que malo es para las personas que tenemos que convivir con ellas que olviden de quien somos, mi madre tenia demencia senil, era su madre, habiamos cambiado los papeles, es muy triste acabar asi, olvidando, mi madre volvió a su infancia, nombres que desconocía, despues mis tías me decían era fulanita que jugaba cundo eramos pequeñas.
Joooo que no quería recordar esta parte de mi madre, que de ella quiero recordar los buenos momentos, su simpatía, su cariño, lo que compartimos todos sus hijos con ella.
Con cariño
Mari

marguis dijo...

Mi abuelo está en una situación parecida, a ratos no reconoce a su propio hijo (mi padre) y cree que es su hermano o su tío, también confunde a mis tías (sus hijas), a mi ni me conoce... extrañamente a mi madre sí, siempre, siempre le habla con respeto y atención y se lleva una alegría cada vez que la ve.

Un abrazo.

La gata en el tejado dijo...

Hola Mari y Marguis!!
Siento que hos haya traido recuerdos tristes mi entrada. No era mi intención. Lo escribí poque hace menos de un mes mi abuela sufrió un infarto cerebral y durante varios días no me reconocía. Balbuceaba y no se acordaba de quien era. Por suerte para nosotros se recuperó y ahora ya se acuerda de mi. Quise expresar la ausencia de un ser querido. La ausencia de recuerdos.
Mari lamento mucho lo de tu madre. Pero como tu dices tenemos que quedarnos siempre con los buenos recuerdos, nunca con los malos.
Marguis muchos ánimos. Disfruta de tu abuelito todo lo que puedas. Yo perdía a mis dos abuelitos y me quedó mal sabor de boca el no haber disfrutado todo lo que hubiese podido de ellos.
Un biquiño moi,moi grande para as duas.

Mar dijo...

Son niños atrapados en cuerpos grandes, pena? pues la verdad es que no se que decir, mas de una vez nosotros mismos quisiéramos volver a ser niños y olvidar tantas cosas... lo que si me queda muy claro de esta historia es que nuestros mayores se merecen toda nuestra atención y todo nuestro cariño, aunque sus mentes se vuelvan infantiles.

Besitossssssssss

Charo Bolívar dijo...

A mi me ha parecido una triste historia de la realidad que vivimos. Me ha gustado como explica sus recuerdos, ese paseo por el parque tan bonito, yo la veo contenta cuando piensa en ello, los que nos damos cuenta que desvaría somos los que sentimos pena, pero ellos viven en un mundo de ilusión. Sólo se quedan con lo más bonito. Preciosos escrito.

Un abrazo

Mar dijo...

Eli, pasate cuando puedas a recojer un regalito.

Besitosssssssssss

La gata en el tejado dijo...

Hola Mar y Charo!!!!
Mar da pena pero como tu dices son felices en esos recuerdos y eso nos debe llenar el corazón de alegría porque no recuerdan malos momentos vividos. Nuestros mayores son la mejor joya que tenemos pues gracias a ellos podemos vivir en otro tiempo . Mar me paso ahora mismito a recoger mi regalito.
Charo ella aunque no pueda reconocer a su familia vive en su mundo feliz. Un mundo propio de vivencias llenas de belleza y amor. Me alegra de que te haya gustado.
Muchiiiisimas gracias de corazón a las dos.Moitos biquiños para as duas

Tess dijo...

Tengo una amiga que con su abuelo le pasa lo mismo,una pena,por que nisiquiera reconoce a su yerno,para él es la persona que le a quitado a su mujer,(su hija)y lo peor es que puede llegar a ser peligroso para los de su propia casa.
Una pena que despue de toda una vida con sus alegrias y penas acaben sin reconocer a los suyos.
un beso.

tashano dijo...

Hola!!! una belleza de texto, los que hemos tenido que cuidar a familiares en este estado, sabemos muy bien lo que es, a mi me ha tocado bregar con una demencia senil y con un alzheimer y es difícil muy difícil.
Pero lo que queda es que los has cuidado, que han estado contigo, y que te han repartido una inmensidad de amor.

Un besazo.

La gata en el tejado dijo...

Hola Tess, Tashano!!!
Tess, la verdad es que si que es triste. Hay gente que cuando llega a ese estado puede ser violenta, no porque odie a los que estan a su alrededor si no porque su mente es confusa. Yo tambien he visto un caso de esos. Mientras mi abuela estaba ingresada su compañera de habitación tenia los mismos sintomas. Pasaba de la alegria a la furia enseguida y ni siquiera su hijo era capaz de controlarla. Una pena. Pero como digo yo hay que dejar en nuestro recuerdo los buenos momentos no los malos.
Tashano. Me alegra que te haya gustado. Como tu dices hay que cuidar a nuestros mayores y nos veremos recompensados con todo su amor.
Un beso muy muy grande para las dos

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la denim de blogger.